Utopía en CSOA La Morada

El domingo 1 de febrero a las 20h. actuamos en CSOA La Morada, C\ Casarrubuelos nº5. Metro más cercano Quevedo.

Entrada gratuita, al final se pasará la gorra.

¡Nos vemos!

utopia_lamorada

Si las paredes hablaran…

utopia

Cómo voy a creer…

Desde el grupo Zeroalaizquierda queremos desearos felices fiestas y que este año que entra lo lleneis de utopías. Daros las gracias todos los que habeis hecho posible que esta obra salga adelante, en especial a familia, amigos y a Moisés Mato de la Sala Metáforas nuestro director teatral y espiritual.

Os dejamos un poema de Mario Benedetti en el que nos inspiramos para hacer una escena de la obra.

Utopías de Mario Benedetti

Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías
cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristezacómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo seacómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía.

creer

18 diciembre-actuamos en IES Renacimiento

El próximo jueves 18 actuamos para los alumnos del módulo de FP de Integración Social en el IES Renacimiento, en el madrileño barrio de Carabanchel.

utopia-ies-renacimiento-dic2014-web

 

Abraza una paradoja

Las paradojas son una estupidez, no tienen sentido, no sirven para nada. ¿Qué es eso de «quien pierde, gana» o «si quieres poseerlo todo, no poseas nada»?.

Por mucho que lo intentemos, si tratamos de entender estas paradojas con la cabeza, no lo vamos a conseguir, porque la paradoja, amigos, no se entiende con la cocorota, se entiende con la vida. Abrazar una paradoja, significa volverte del revés. Sólo el hombre al revés es capáz de construir un mundo al revés, una utopía. Y esto no lo decimos nosotros, tenemos ejemplos en la historia.

San Juan de la Cruz, contemporaneo de Moro, abrazó paradojas. En Paradojasu célebre dibujo del Monte de perfección la recta senda del ascenso aparece flanqueada por dos caminos laterales sin salida. El de la derecha, el camino mundano, señala sus peligros: poseer, gozo, saber, consuelo, descanso. Asimismo el de la izquierda marca también los peligros de un camino espiritual: gloria, gozo, saber, consuelo, descanso. Sorprende especialmente la leyenda de los escalones del camino central, el correcto, en los cuales se lee: Nada, nada, nada, nada, nada.  Algunas de sus paradojas  resumen bien su doctrina, como: «Niega tus deseos, y hallarás lo que desea tu corazón» y «El amor no consiste en sentir grandes cosas, sino en tener grande desnudez, y padecer por el Amado».

En la tradición zen utilizan las paradojas para meditar. Allí se llaman koan y tienen el propósito de desconcertar el pensamiento discursivo lógico-racional y provocar un shock que lleve a un aumento de conciencia.

Y sin irnos tan lejos, el mismo Tomás Moro tuvo que morir decapitado para mantener vivos sus ideales.

Cuando empezemos a perder el tiempo en cosas que no son razonables, entonces, será cuando estemos abrazando la paradoja.