Erasmo de Rotterdam

Erasmo

De nuevo un relato de Eduardo Galeano:

Erasmo de Rotterdam dedicó a su amigo Tomás Moro el “Elogio de la locura”.

En esa obra, la Locura hablaba en primera persona. Ella decía que no había alegría ni felicidad que no se debiera a sus favores, exhortaba a desarrugar el entrecejo, proponía la alianza de los niños y los viejos y se burlaba de”los arrogantes filósofos, los purpurados reyes, los sacerdotes piadosos, los pontífices tres veces santísimos y toda esa turba de dioses”.

Este hombre molesto, irreverente, predicó la comunión del evangelio cristiano con la tradición pagana:

– San Sócrates, ruega por nosotros.

Sus insolencias fueron censuradas por la Inquisición, incluidas en el Índex católico y mal vistas por la nueva iglesia protestante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.